Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
ver artículos de:
ver artículos de

Cómo planificar una temporada deportiva

Si quieres evolucionar como deportista debes disponer de una hoja de ruta, de un documento que te indique hacia donde te diriges y cuales son las etapas por las que irás avanzando a lo largo de tu temporada deportiva.

¿Por qué debes planificar la temporada deportiva?

Si vas a realizar un viaje largo, lo primero que piensas es cual será tu destino y cual será el camino que te conduce hacia este destino. Del mismo modo, en tu evolución como corredor es importante disponer de una planificación de la temporada deportiva, un documento que te indique hacia donde te diriges y cuáles son las etapas por las que irás avanzando.

¿Cuáles son los elementos más importantes de la temporada deportiva?

Algunos corredores solamente quieren estar en forma, mientras que otros tienen una fecha especial marcada en su agenda, así que debes identificar qué tipo de temporada vas a realizar: hacer carreras todo el año, solo en verano, o simplemente mantener tu estado de forma gracias al deporte.

Nuestro sistema de entrenamiento tiene como eje principal la planificación de la temporada, para que puedas identificar rápidamente todas las etapas que conforman tu evolución como corredor.

¿Cómo divides una temporada deportiva?

Lo primero que tienes que pensar es la duración total de la temporada (generalmente entre 9 y 12 meses) y dividirla en partes más pequeñas para centrarte en algún objetivo más específico. Nuestro sistema divide la temporada en bloques llamados macrociclos y éstos tienen una duración de 4 semanas cada uno.

Uno de los primeros macrociclos de la temporada deportiva es el de Pre-temporada, donde realizas un trabajo muy general y a una intensidad relativamente suave aunque incluyendo los primeros estímulos de intensidad.

A continuación viene el Período de Base, que acostumbra a durar entre 2 y 4 meses. Durante el período de base, trabajas a unas intensidades moderadas con el objetivo de trabajar tu condición aeróbica. Ciertos autores llaman a este período, Período de Fundamentos, y este nombre aún es más gráfico. El período de base (o fundamentos) sirve para crear una base deportiva, unos cimientos sobre los cuales más adelante construirás tu deportista.

Pasado el período de base, te encontrarás con que tu cuerpo quizás esté un poco dormido: llevas entre 2 y 4 meses trabajando a ritmos relativamente suaves y tienes la sensación de estar lento, de no tener chispa. Este es un buen momento para incluir un Período de Velocidad.

Para que tu organismo pueda asimilar los altos volúmenes que tendrás en primavera y verano, debes incluir 1 o 2 macrociclos destinados a aumentar tu resistencia aeróbica y muscular. Este período es el Período de Resistencia.

A medida que se acerquen las fechas importantes de tu temporada deportiva, debes incluir uno o varios macrociclos de especialización para poder trabajar los elementos específicos de tu modalidad y distancia (como por ejemplo la Fuerza-Resistencia). Después del Período de Especialización llega el momento de recoger los frutos de tu trabajo a través del Período de Competición.

Como ves, es muy importante planificar una temporada deportiva y saber hacia donde te diriges, ya que sino todo el proceso es muy monótono y puede derivar en un estancamiento de tu estado de forma.

Comparte este contenido

No hemos podido validar tu suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.

¿Quieres estar al día de nuestros contenidos?

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Artículos relacionados

Te presentamos la nueva hipótesis en que se está trabajando actualmente para explicar la aparición de los calambres musculares.
Debido a la gran controversia y desinformación sobre los calambres musculares, vamos a aportar un poco más de rigurosidad a este tema.
Hemos creado esta infografía para celebrar que ya se vislumbra la luz al final del túnel, y ya estamos todos con ganas de poder entrenar en el exterior. Es muy normal que los primeros días vayamos todos como pollos sin cabeza al tener muchas ganas acumuladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.
Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies